Entrevistamos a Beatriz, Coordinadora de Sea Shepherd España

Sostenibilidad 09/08/2019 12 min

Nuestros Océanos están al borde del colapso

1- ¿Quien es Beatriz?

Coordinadora nacional de Sea Shepherd España, voluntaria activa, Ingeniero y madre de un niño.

2- ¿De dónde viene tu pasión por el mar y cómo te enrolaste en Sea Shepherd?

Nací y crecí frente al mar, y siempre he estado en contacto con los océanos, surfeando, navegando, buceando. Supongo que heredé de mi padre Veterinario y etólogo la pasión por la naturaleza y la conservación. Seguía a Sea Shepherd desde hace años, y en 2013 viviendo en Indonesia, buceaba en un dive center partner de Sea Shepherd. Ahí me interesé más. Apliqué a voluntaria. No había equipo en Andalucía, así que lo formé y coordiné hasta que me delegaron la coordinación nacional en 2018.

Nunca creí en las ONG, ya que veo sueldos, grandes campañas publicitarias, oficinas y gastos administrativos donde se quedan la mayoría de las donaciones. No creo en el poder de las manifestaciones, ni en las pancartas, ni en las recogidas de firmas. La protesta podría ser efectiva como medida preventiva, pero al punto al que estamos llegando, nada de eso sirve ya. Se requieren medidas más efectivas.

Creo en la acción directa, y eso es precisamente lo que hace Sea Shepherd. Acción directa para defender los océanos. No tenemos sedes, oficinas, ni socios ni miembros. Somos voluntarios, ofrecemos nuestro tiempo, ya sea como voluntarios de tierra desde casa, haciendo eventos, charlas, traduciendo noticias, subtitulando etc, o a bordo como tripulación en los barcos.

 

3. ¿Se juegan la vida los tripulantes de los barcos?

Los voluntarios de mar, los que están embarcados, no solo se juegan la vida sino que dedican su vida (o una etapa de ella) a defender los océanos.

Paul Watson, que fundó Sea Shepherd hace más de 42 años, solía preguntar a cada potencial voluntario si estaba dispuesto a arriesgar su vida para salvar una ballena, y si decía que no, no lo aceptaba y aunque pueda parecer radical, en un mundo donde los países entran en guerra para proteger sus yacimientos petrolíferos, donde las personas matan por dinero, parece una causa mucho más noble por la que morir.

Es una cuestión de valores. También nos suelen acusar de llevar tripulación inexperta a bordo, pero no existe salario en el mundo que pague lo que hacen nuestros voluntarios a bordo de nuestros barcos para defender, conservar y proteger los océanos. Muchas veces nos han atacado con violencia. A pesar de ello, seguimos.

Tenemos 3 campañas fijas en África (Albacore Sola Stela y Jodari), donde colaboramos con las autoridades de países africanos para luchar contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) en Liberia, Gabón y Tanzania. También colaboramos con Namibia y Benin.

Tenemos 3 barcos, el Bob Barker, el Sam Simon, y el Ocean Warrior, patrullando las aguas de estos países con tripulación de Sea Shepherd y agentes de autoridades de estos países (Marina Nacional, guardacostas, ejército etc). En lo que llevamos de campañas en África desde 2016 hemos detenido a 24 buques ilegales. También estamos en aguas no soberanas.

Trabajamos con Interpol, somos sus “ojos” allá donde nadie puede vigilar el cumplimiento de la normativa.

Imaginaros la vida a bordo de nuestra tripulación. Trabajan todos los días por turnos cubriendo las 24h del día. Se juegan la vida, y dedican su vida a los océanos.

¿Y como mantenemos nuestra flota y a nuestra tripulación? Sólo con donaciones.

4. ¿Cuáles son los retos actuales de los océanos?

Llegado a este punto, el reto es uno: LA SUPERVIVENCIA DE LOS OCÉANOS. Nuestros océanos están al borde del colapso. Los ecosistemas están tan desequilibrados que las consecuencias son incalculables.

La única manera real y concreta para lograr este reto es REDUCIR EL IMPACTO HUMANO AL MÍNIMO. Necesitamos para ello cambiar radicalmente nuestro estilo de vida.

Esta verdad es incómoda, porque es más fácil apuntarse al carro del “ecologismo superficial” y tomar pequeñas medidas cool para parecer mas verdes. Pero las medidas “cómodas”, las fáciles, como limpiar playas no es suficiente. Ya no basta con reciclar, llevarte tu bolsita de tela al super, o dejar de usar pajitas. Eso son “Parches”. Con eso evitamos ir a peor. Si queremos revertir el problema, hay que ir más allá.

Necesitamos cambiar nuestro estilo de vida, nuestros hábitos alimenticios, la manera en la que nos relacionamos con la naturaleza, la manera en la que educamos a nuestros hijos. La sociedad industrial capitalista ya no funciona. Y se acaba el tiempo.

Esto va más allá de si te gustan o no los océanos, si vives cerca de ellos, si buceas, si navegas, o si no te gustan en absoluto y nunca jamás vas a la playa. Se trata, en última instancia de supervivencia.

La mayoría de la gente no sabe que alrededor del 70% del oxígeno que respiramos viene de los océanos. Y esto significa, que SI LOS OCÉANOS MUEREN, NOSOTROS MORIMOS.

5. ¿Crees que se salvará de la extinción la vaquita ?

Para los que no lo sepan, la vaquita Marina, un pequeño mamífero que habita el Mar de Cortez, está casi extinta (lo más probable es que queden menos de diez, basado en análisis estadísticos de las detecciones acústicas combinadas con observaciones) como consecuencia de las redes ilegales de pesca cuyo objetivo es la Totoaba, un pescado al que le llaman la “cocaína del mar”. Los furtivos pescan la Totoaba por su vejiga natatoria, que puede alcanzar un precio por unidad en mercados negros de Asia de unos 20.000$.

El refugio de la Vaquita Marina es una zona protegida que Sea Shepherd patrulla desde hace ya 5 años mediante la Operación Milagro. Trabajamos con las autoridades mexicanas y la comunidad científica para luchar contra la extinción.

Si en algo somos expertos en Sea Shepherd es luchar contra el mal, los furtivos y los que están operando fuera de la ley. Se suele decir que el mal prevalece cuando las personas de bien no hacen nada. No es el caso, ya que seguiremos luchando, cueste lo que cueste para defenderla. Y a las pruebas me remito. Os animo a ver los videos en los que los furtivos atacan a nuestra tripulación lanzando artefactos incluso coctel molotov.

Y a pesar de ello, no nos detenemos. Porque en Sea Shepherd nunca nos rendimos.

6. ¿Que opinas de la pesca deportiva ?

Con la pesca deportiva me pasa lo mismo que con el término “pesca sostenible”. Me parecen dos palabras que no pueden ir juntas.

Pesca y deporte. Pesca y sostenibilidad. Sinceramente, al punto al que hemos llevado a los océanos, tanto uno como otro me parecen inadmisibles.

Hoy en día, al realizar una inmersión de buceo, la vida marina que se puede ver es tan limitada, que llamar deporte a ir con un arpón y atravesar el cuerpo de cualquier especie, me parece de un tremendo desprecio. Es propio del antropocentrismo situar la fauna y flora como algo que está al servicio del hombre, como si la naturaleza estuviese para nuestro entretenimiento, sin mostrar un ápice de respeto. La caza, la cautividad, y la explotación de recursos naturales son un ejemplo de cómo el hombre usa para su ocio y disfrute a otras especies.

Y con la pesca “sostenible”, parecido. No hay sostenibilidad en ningún arte de pesca ya que los ecosistemas marinos no disponen de mecanismos de auto regeneración, ya que la pesca no forma parte de la cadena trófica. Nada ni nadie repone todo lo que se saca. No está prevista en la delicada cadena trófica la extracción diaria de toneladas de peces para que puedan comerse las raciones de gambas y calamares a precios de risa, se maten tiburones a millares para el mercado asiático (por cierto, el puerto de Ferrol, en España es uno de los mayores exportadores de aletas de tiburón a Asia) y para que puedan venderse las latas de atún a 1€. Es simplemente inviable.

7. ¿Crees que los mares de España están en buen estado?

La pregunta no debería ser si yo “creo” que los mares de España están en buen o mal estado. Hay estudios científicos de sobra que avalan que el 80% de los caladeros del mediterráneo han sido arrasados.

La ONU advierte que la sobreexplotación del mar Mediterráneo ha llegado a un punto crítico. Las sardinas, las merluzas o los boquerones que crían en estas aguas no dan a basto para reponer sus poblaciones al ritmo que les imponen las industrias pesqueras. En definitiva, al ritmo que marca el consumidor. En última instancia, el que tiene el control sobre la pesca es el consumidor. Si no hay demanda, no hay pesca.

Los fondos marinos por málaga son desiertos de arena arrasados por la pesca de arrastre. Las pocas zonas que consiguen ser protegidas, las reservas marinas (como la de Maro cerro gordo en Granada) son áreas con “protección de papel”. La administración establece un grado de protección, pero nadie controla su cumplimiento. De echo, basta con mirar la web Vessel Finder y ver como Varios arrastreros operan impunes cada día por esta zona protegida.

Al norte, en el golfo de Vizcaya los arrastreros están matando miles de delfines en sus redes (a la par que arrasan los caladeros), al sur, en el estrecho, el altísimo tráfico de buques con los cargueros que vienen de Asia con mercancía, ya nos han dejado una plaga de alga asiática que al no tener predadores  naturales, crece sin control, y nadie parece saber cómo mitigarla. Toneladas de algas llegan a las playas para descontento del turista, y lo peor, llegan hasta los 40m de profundidad, haciendo desaparecer especies autóctonas del Estrecho de Gibraltar.

Las baleares sufren un problema tremendo de contaminación y una destrucción de sus praderas de posidona debido al turismo descontrolado cada verano. Seguimos viendo redes de deriva, a pesar de que en 2002 la Asamblea General de Naciones Unidas estableció una moratoria internacional que prohibía el uso de estas redes.

La contaminación, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR), los vertidos… Una vez más, usamos el océano como un recurso infinito, cuando no lo es. Y personalemente me da igual que sean los mares de España, los de Asia o los de Africa. Tenemos que actuar ya.

8. – ¿Cual ha sido la experiencia que más te ha marcado?

Después de la maternidad, lo que más me ha marcado fue el hecho de documentar, grabar y retransmitir en directo con los pies en el agua (o mejor dicho, metida en sangre hasta las rodillas) la matanza de 149 calderones en las Islas Feroe (Dinamarca) el año pasado.

Mi compañero y yo documentamos los hechos desde que los mamíferos aún nadaban libres entre fiordos. Anunciaron los medios locales que un grupo de calderones nadaba por las inmediaciones de una de las islas. Era nuestra misión. Hacíamos guardia 24h leyendo todas las web de las islas. No se cortan un pelo. Anuncian públicamente que encuentran calderones, van todos a la playa y los matan. Así, como suena.

Leemos que van de una isla a otra. Los seguimos y pudimos infiltrarnos para grabar como un grupo de unos 100 Feroeses (ciudadanos Daneses) con sus barcos los dirigían y varan a la playa. Pudimos ver y grabar cómo corrían hacia ellas con ganchos para degollarlas en un espectáculo dantesco, con espectadores de todas las edades, incluso niños muy pequeños. Una vez degollados, en un mar de sangre, los padres montan a los niños en las ballenas piloto para hacerse fotos.


En una semana documentamos 3 matanzas, con unos 260 calderones. Y esto, señores, ocurre en Europa. Y no es la “matanza anual” de las islas como algunos medios cuentan. Se trata de matanzas continuas a lo largo del año. Tampoco las necesitan para comer. Puedo aseguraros que en las Islas Feroes, los supermercados están bien surtidos de toda clase de alimentos internacionales, y su altísimo nivel de vida les permite comer lo que quieran, en cualquier época del año.

No se los comen, las desechan en su mayoría. En lo que llevamos de año han celebrado 10 Grind (como llaman a la matanza) asesinando 536 calderones de aleta larga y 7 delfines atlánticos.

9- ¿Cousteau decía que se no se puede amar lo que no se conoce refiriéndose al mar, lo conocemos lo suficiente?

Según la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) un 90% de los océanos aún no ha sido explorado. Imaginaros si tenemos que esperar a conocerlo todo para poder decir que lo amamos. No estoy de acuerdo.

Si creo que hay que invertir en investigación para seguir conociendo, pero sin perder de vista lo que ya sabemos. Con lo que conocemos basta como para amarlo, y valorarlo, y sobre todo tener claro que debemos protegerlo y preservarlo. Nuestro futuro depende de ello.

10. ¿A qué persona le harías estas preguntas?

Al ministro de agricultura, pesca y alimentación español, y a Alistair McDonnell, Agente anti crimen organizado en el departamento de delitos pesqueros de INTERPOL (Criminal Intelligence Officer, INTERPOL Environmental Security).

Los dos juntos en la misma sala.